Crónicas de un desastre anunciado

En la vida te cruzas con mucha gente, unas personas pasan de largo, otras forman parte de momentos, otras calan más hondo y otras directamente se aprovechan de de uno por puro interés. Triste pero cierto.

Hace más bien poco me dijo alguien que todo el mundo se relaciona por interés al fin y al cabo , porque necesites algo de la otra persona…,  mi respuesta fue que no tenía porqué, y lo reitero yo no me relaciono con la gente porque necesite algo de ellos, me relaciono porque me gusta, soy sociable o incluso porque soy yo quien ofrece algo sin esperar nada a cambio…, por eso existe el significado de la palabra relación, y el significado de la palabra interés.  Tal vez esa persona tenía razón y eso explicaría porqué hoy tengo complejo de gilipollas y porqué toda mi vida viene siendo más o menos así, de gilipollas.

¿Y esta entrada a qué viene? Pues porque necesito desahogarme, necesito creer que de verdad existe gente buena, aunque yo no la encuentre porque si toda esta vida me va a mostrar lo que estoy viendo hasta el momento…¿En qué nos hemos convertido? ¿Ya no importan los sentimientos de la gente y solo miramos nuestro ombligo? Es increíble hasta que punto la gente puede mover cosas y crear otras para conseguir lo que quiere…, increíble, sin importar el daño que pueda causar ni a quien se tenga que llevar por delante.

No quiero vivir en un mundo así, me da ASCO.

Hacedme un favor, mirad siempre el lado bueno de las cosas, olvidar las malas y pensar en los demás como si fueseis vosotros mismos, sigo pensando que nuestra felicidad consiste en vivirla con los demás, si solo pensamos en nosotros.. ¿que vamos a conseguir? Quedarnos solos y hacer daño a los demás… Si sois de los que piensa que todo se mueve por interés… preguntaros vosotros mismos qué es lo que queréis en esta vida y si realmente merece la pena dañar a los demás gratuitamente para conseguirlo.