Leyendas de Madrid: Casa de las Siete Chimeneas

Uno de los pocos ejemplos de arquitectura civil del s. XVI madrileño, pero lo que la hace más famosa no es su historia sino las leyendas que la rodean.

En este palacio, con 7 chimeneas (de ahí su nombre y de las que se dicen que son los 7 pecados capitales) vivía un matrimonio muy enamorado, el capitán Zapata y su esposa Elena de la que el rey de España Felipe II estaba encandilado,  cuenta la leyenda que al poco de casarse estos dos amantes y de los cuales Felipe II fue el padrino de bodas, Zapata fue enviado a la guerra de Flandes donde falleció, Elena se quedó completamente sola en su inmenso palacio y al poco tiempo perdió la vida, las razones de su muerte nunca se aclararon y para más misterio el cadáver desapareció sin dejar rastro, por supuesto esto dio pie a habladurías e incluso se inculpó al padre de la viuda diciendo que la había emparedado entre las paredes del palacio, al poco tiempo…el padre no pudiendo aguantar la presión apareció ahorcado de una viga.

A partir de aquí surge la leyenda de que ciertas noches se escucha un toque de ánimas y aparece una mujer vestida de blanco con una antorcha o vela en la mano en el tejado del palacio, entre las 7 chimeneas, recorre todo el alero del tejado hacia oriente y al llegar al final se arrodilla, se da golpes en el pecho y desaparece.

Bien, esta es la leyenda que todos conocemos y la más extendida pero hay dos más:

A los pocos años de estos acontecimientos el palacio lo ocupó un matrimonio acaudalado y de conveniencia, la novia era amante también de Felipe II, quien dio además las arras el día de la boda la muchacha se casaba obligada con un noble al que apenas conocía y quien la sacaba 40 años,  se cuenta que en la misma noche de bodas  la mujer se arrebató la vida en su propio lecho. A partir de ahí dicen que se escucha a un fantasma pasear por el sótano de la casa haciendo tintinear las monedas de su noche de bodas.

La última y más desconocida leyenda tiene que ver con el Motín de Esquilache:

D. Leopoldo de Gregorio, Marques de Esquilache, hombre muy influyente en la corte de Carlos III residió en la Casa de las Siete Chimeneas, y cuando en 1766 el pueblo se amotinó por el constante aumento del precio de los alimentos de primera necesidad, su casa fue una de las que los 40.000 madrileños atacaron, la leyenda cuenta que cuando irrumpieron en su casa uno de los mayordomos opuso gran resistencia contra el pueblo exaltado perdiendo así la vida tanto por disparos como por golpes, cortes y heridas, después de su muerte el resto del servicio se rindió permitiendo al pueblo arrasar toda la vivienda del marqués, el no se encontraba en casa pero ya no pudo volver teniendo que exiliarse.

Desde ese día hay quien cuenta haber visto a un mayordomo paseando por los pasillos cercanos a la entrada del palacio.

Después del Motín de Esquilache y después de varias reformas y obras la casa pasó a formar parte de varias sedes bancarias, en 1948 fue nombrada monumento Histórico-Artístico y desde 1980 hasta nuestros días es la sede del Ministerio de Educación y Cultura situado en el número 1 de La Plaza del Rey.

Anuncios