Carmina Burana, Oh Fortuna

Carmina Burana,  o la Banda sonora de Excalibur, como lo queráis llamar, me juego lo que querais a que todo el mundo conoce esta “cancion” pero ¿sabéis de donde sale?

En realidad el mismo nombre lo dice, pero como no todos sabeis latín… traduzco, Carmina: Cántico, poema; Burana: gentilicio de Bura, Baviera.

Y es que un buen día de 1803 un señor llamado Johann Christoph von Aretin (como para memorizar el nombrecito) se encontró un códice donde se recogen una serie de cantos goliardos (poemas de juglares y la gente de a pie, vamos…no religiosos) del siglo XIII, lo curioso e importante de estos cánticos del siglo XIII es que son los primeros que se encuentran en toda la historia de la humanidad donde se critica e ironiza sobre todas las clases sociales de la época y por supuesto la iglesia, exaltando los placeres terrenales y el gozo por vivir, lo que me viene a decir que pase el tiempo que pase…el ser humano no tiene remedio :P.

En realidad son 300 poemas pero el que todos conocemos es “Oh Fortuna” el título habla por si solo y no creo que tenga que dar más detalles… ahí lo dejo…a disfrutar!

No os dejeis engañar, ni Micheal Jackson, ni los Beatles…, el mayor éxito musical de la historia de la humanidad es este, 8 siglos y ahí sigue…patrocinando la Champions, anuncios, películas y…en la cabeza de todos nosotros cuando recordamos algo épico.

O Fortuna en Latín Traducción
O Fortunavelut luna,

statu variabilis,

semper crescis

aut decrescis;

vita detestabilis

nunc obdurat

et tunc curat

ludo mentis aciem,

egestatem,

potestatem

dissolvit ut glaciem.

Sors immanis

et inanis,

rota tu volubilis,

status malus,

vana salus

semper dissolubilis,

obumbrata

et velata

michi quoque niteris;

nunc per ludum

dorsum nudum

fero tui sceleris.

Sors salutis

et virtutis

michi nunc contraria,

est affectus

et defectus

semper in angaria.

Hac in hora

sine mora

corde pulsum tangite;

quod per sortem

sternit fortem,

mecum omnes plangite!

Oh Fortuna,como la luna

variable de estado,

siempre creces

o decreces;

¡Que vida tan detestable!

ahora oprimes

después alivias

como un juego,

a la pobreza

y al poder

derrites como al hielo.

Suerte monstruosa

y vacía,

tu rueda gira,

perverso,

la salud es vana

siempre se difumina,

sombrío

y velado

también a mi me mortificas;

ahora en el juego

llevo mi espalda desnuda

por tu villanía.

La Suerte en la salud

y en la virtud

está contra mí,

me empuja

y me lastra,

siempre esclavizado.

En esta hora,

sin tardanza,

toca las cuerdas vibrantes,

porque la Suerte

derriba al fuerte,

llorad todos conmigo.