Origen de las Tapas

Las Tapas, este aperitivo que acompaña siempre a la bebida en España tiene su origen en el sigo XIII y en la ciudad de Madrid.

Por aquel entotonces lo que se consumía en las posadas, tabernas y mesones era vino, ya fuese aguado o no, pero siempre vino y el rey Alfonso X “El Sabio” no iba a ser menos,  era muy dado a dar siempre un vasito de vino a las visitas que tenía en palacio, os podéis imaginar cuantas visitas puede llegar a tener un monarca a lo largo del día…, por lo cual el pobre sufría de ardores estomacales una barbaridad, el médico real le aconsejó que cada vez que tomase un vinito lo acompañase de alguna comida a modo de aperitivo para que no le hiciese tanto daño al estómago y no se le subiese tanto a la cabeza, pues bien, este consejo le funcionó tan bien que acabó sacando un decreto real donde se obligaba a poner aperitivos siempre que se consumiese vino. (De hecho en muchos bares hoy en día sólo te ponen tapa con bebidas alcohólicas pero con refrescos no.)

Pero eran eso, aperitivos, el nombre de Tapa no aparece hasta el siglo XIX,  cuando estando Alfonso XIII en Cadiz tomándose un chato de Jerez se levantó mucho aire que arrastraba arena de la playa así que el mesonero optó por tapar el vaso del monarca con unas lonchas de jamón serrano para que no entrase arena ni mosquitos, cuando terminó la tormenta el rey se comió el jamón y se bebió el Jerez felicitando al mesonero por lo que toda la escolta real empezó a demandarle también chatos de Jerez “con tapa”, gustó tanto que esta costumbre se trasladó a Madrid y de ahí…a nuestros días.

Fuente: Canal de Historia, documental “Misterios de Madrid”.