Los Madrileños somos muy chulos… y no me gusta.

(Nota: como ya me estoy viendo venir el aluvión de críticas aclaro ya desde el principio que esto es una generalización. )

chulapos

Los madrileños estamos muy orgullosos de serlo pero… no me extraña nada que en el resto de España caigamos mal y nos llamen chulos, lo somos, chulos y prepotentes. Hay varios puntos en común que tiene todo gato, gato o madrileño castizo con pedigrí:

1 – Hay una frase recurrente (y sin sentido) que todo madrileño dice: “En Madrid la gente es asquerosa pero porque en realidad son todos catetos, madrileños de pura cepa no hay casi porque se han ido fuera”…. ehhh vale… estás hablando de la ciudad más cosmopolita del País, además si crees que cambiaría mucho la ciudad si estuviese formada solo por Madrileños castizos ehhhhhhh… creo que no has pensado bien lo que dices xD, de todas formas… ¿en qué se basa ese argumento? ah si.. en la siguiente afirmación…

2 –Todo el que no ha nacido en Madrid es un cateto”. Otra afirmación que hacen los gatos, gatos… osea que si has nacido en Bilbao, Barcelona, Paris o Berlín… eres un cateto porque no eres de Madrid. Sí, muy lógico todo…

3 – En cualquier sitio que no sea Madrid la gente es amable (estoy generalizando, ojo! no digo que todo el mundo lo sea siempre!), y si puede te ayuda, en Madrid pides la hora por la calle y en el mejor de los casos no te miran… cuando lo hacen es con asco como si hubieses maldecido a toda su familia… y eso en el mejor de los casos…, lo peor es que si esto lo intentas explicar a un madrileño su contestación es “que se compre un reloj no te jode! yo no me lo compro para los demás!” eh…. sí, muy lógico todo también…

He de decir que de todo esto me he dado cuenta después de que me fui a vivir 5 años a Jaén y volví (me dí cuenta de eso y de que hay demasiados coches…) , si estás dentro es tan natural que ni lo notas pero yo cada día lo veo más… señoras con carritos de bebe a las que nadie ayuda a subir al tren porque van todos como mulas a pillar asiento… e incluso la empujan…, gente que si le preguntas algo te mira mal y una vez que asimila la pregunta te contesta… pero la mala mirada ya te la has llevado :/, colas que se forman para coger el autobús y si por despiste te cuelas (sí, me ha pasado) te casi crucifican… qué es un autobús por favor!!! nadie está profanando las tumbas de vuestros familiares ausentes!! En fin… estos y muchos más ejemplos que me están haciendo plantearme si de verdad estoy orgullosa de ser madrileña :(.

A ver si nos volvemos un poquito más humildes y alegres copón!!!!! la Chulería sí, pero con gracia! 

Anuncios

Madrid de ayer y de hoy

Recopilación de fotos antíguas de ayer y de hoy de nuestro Madrid ¿Quién se atreve a decir que nada a cambiado?

Puerta de Alcalá:

Foto de 1852

En nuestros días:

Carrera de San Jerónimo:

Foto de 1853:

En nuestros días:

Glorieta y calle de Atocha:

Foto de 1957:

1929:

Años 70:

En nuestros días:

Embarcadero del estanque del Retiro:

Foto de 1858:

En nuestros días:

Plaza Mayor:

Foto de 1865:

En nuestros días:

Puerta del Sol:

Foto de 1852, antes de la reforma:

Foto de 1857, durante los primeros derribos de la reforma:

Foto de 1865, después de la reforma:

En nuestros días (aunque falta la nueva estación de cercanías):

Plaza de La Cibeles:

Foto de 1898:

Foto de 1930:

En nuestros días:

En fin…esto es solo un poquito de todas las imágenes que he encontrado sobre el Madrid antiguo, si os interesa os recomiendo que visiteis  http://www.viejo-madrid.es/ que es donde he encontrado la gran mayoría de imágenes.

Leyendas de Madrid: Palacio de Linares

¿Quién no ha escuchado alguna de las leyendas del Palacio de Linares? Como todos más o menos sabemos historietas sobre este palacio de la Cibeles, empecemos por el origen:

El Marqués de Linares, José de Murga y Reolid, también Vizconde de Llantenero y senador del Reino, fue quién queriendo ostentar su posición en la corte Española mandó construir un palacio al estilo francés en el antiguo prado de Recoletos, esquina con Alcalá, allá por la década de 1870, El Palacio de Linares, en donde aún se puede distinguir el escudo de armas del marquesado de Linares en la fachada del edificio.  Una vez construido, el marqués se trasladó allí con su esposa Raimunda de Osorio y Ortega.

Hasta ahí la historía completamente verídica y real, ahora vamos con la leyenda (al menos la más extendida): Se cuenta que cuando el padre de José  de Murga, Mateo de Murga se enteró del noviazgo que tenía su hijo con la vulgar hija de una estanquera de Madrid (algunas fuentes dicen de Lavapiés, otras de la calle Hortaleza) se opuso tanto que le envió a estudiar a Londres con la esperanza de que se olvidase de ella (hecho demostrado ya que se sabe que estudió allí) en este tiempo Mateo, el padre de José de Murga fallece, y una vez acabados los estudios José vuelve a Madrid y al poco tiempo contrae matrimonio con su enamorada Raimunda.

Al poco de disfrutar de su nueva y feliz vida de casados José descubre una carta de su difunto padre que al leer le cambiaría la vida por completo, en ella su padre le confiesa la razón de oponerse a su noviazgo y enviarle a terminar sus estudios a Londres, su humilde novia Raimunda era en realidad su hermana de padre, hija de un escarceo que tuvo Mateo en su juventud con una hermosa estanquera, el afectado marqués después de recuperar el aire decidió mostrarle la carta a su esposa, y consternados los dos ante la verdad que les rodea sabiendo que viven en pecado incestuoso (recordemos que en esa época eran muy religiosos) deciden visitar al Papa Pío IX quien les concedió il Casti Convivere, en definitiva el matrimonio no se puede disolver pero pueden convivir juntos en castidad.

Se dice que por el gran amor que se profesaban no pudieron cumplir su palabra y viviendo sobre el mismo techo, aunque cada uno en una planta, esta relación enfermiza de esposos intocables finalmente engendró una niña a la que asesinaron aún siendo pequeña para evitar rumores y el escándalo. Esta niña, Raimunda, estaría emparedada, ahogada o enterrada bajo el mismo palacio, la leyenda cuenta que aún se puede escuchar a la niña llamando a sus padres y cantando canciones infantiles por las estancias del Palacio.

Datos curiosos:

Se conoce el nombre de los padres del marqués (Mateo de Murga y Michelena y Margarita Reolid y Gómez), sin embargo de los progenitores de Raimunda tan solo se conoce el nombre de su madre (Benita Ortega y Arregui).

Raimunda en realidad aportó 200.000 pesetas de dote en su matrimonio (¿humilde estanquera?)

No se han encontrado pruebas sobre ningún cuerpo escondido en el Palacio, pero se dice que hay un bebé enterrado en el patio.

En 1990 se grabaron psicofonías que dicen:

-Voz de mujer: “Mi hija Raimunda… nunca oí decir mamá”,

-Voz de niña: “Mamá, mamá… yo no tengo mamá”.

– Voz de mujer: “Quiero descansar”.

Al menos se ha demostrado que la que dice “yo no tengo mamá” la hizo una actriz de doblaje, como cuando se doblan las voces de niños en las películas o dibujos.

También se dice que los perros no quieren entrar en la capilla.

Hay quien comenta que en el patio el marqués mandó construir una enorme casa de muñecas.

El actual Marqués, Antonio Martín de Santiago-Concha, de 91 años dice que toda la leyenda como lo del bulo papal no esta demostrado en ningún documento y son habladurías de mala gente.

Y como dato curioso pero que se sale de la leyenda, es que en todo el Palacio no hay ni una sola cocina, los marqueses siempre pedían la comida a un Restaurante cercano.

Distintas versiones de la leyenda:

– Se dice que el marqués al leer la carta se suicidó y cuatro meses después su esposa murió de pena.En realidad fue Raimunda quien pereció antes, en 1901 y cinco meses después José de Murga en 1902 a la edad de 69 años, por una afección pulmonar, otras fuentes afirman que se suicidó con una escopeta.

– Otra versión es que engendraron una hija, pero la abandonaron en un hospicio, o la dieron en adopción.

Curiosamente aunque oficialmente no tuvieron descendecia sí tenían una ahijada, llamada Raimunda, hija de su abogado Federico Avecilla y Delgado. A la muerte de los marqueses Raimunda Avecilla heredó la gran mayoría de sus bienes, entre ellos el Palacio de Linares.

Y a vosotros os dejo vuestra opinión sobre el tema ¿leyenda o historia?

Leyendas de Madrid: Casa de las Siete Chimeneas

Uno de los pocos ejemplos de arquitectura civil del s. XVI madrileño, pero lo que la hace más famosa no es su historia sino las leyendas que la rodean.

En este palacio, con 7 chimeneas (de ahí su nombre y de las que se dicen que son los 7 pecados capitales) vivía un matrimonio muy enamorado, el capitán Zapata y su esposa Elena de la que el rey de España Felipe II estaba encandilado,  cuenta la leyenda que al poco de casarse estos dos amantes y de los cuales Felipe II fue el padrino de bodas, Zapata fue enviado a la guerra de Flandes donde falleció, Elena se quedó completamente sola en su inmenso palacio y al poco tiempo perdió la vida, las razones de su muerte nunca se aclararon y para más misterio el cadáver desapareció sin dejar rastro, por supuesto esto dio pie a habladurías e incluso se inculpó al padre de la viuda diciendo que la había emparedado entre las paredes del palacio, al poco tiempo…el padre no pudiendo aguantar la presión apareció ahorcado de una viga.

A partir de aquí surge la leyenda de que ciertas noches se escucha un toque de ánimas y aparece una mujer vestida de blanco con una antorcha o vela en la mano en el tejado del palacio, entre las 7 chimeneas, recorre todo el alero del tejado hacia oriente y al llegar al final se arrodilla, se da golpes en el pecho y desaparece.

Bien, esta es la leyenda que todos conocemos y la más extendida pero hay dos más:

A los pocos años de estos acontecimientos el palacio lo ocupó un matrimonio acaudalado y de conveniencia, la novia era amante también de Felipe II, quien dio además las arras el día de la boda la muchacha se casaba obligada con un noble al que apenas conocía y quien la sacaba 40 años,  se cuenta que en la misma noche de bodas  la mujer se arrebató la vida en su propio lecho. A partir de ahí dicen que se escucha a un fantasma pasear por el sótano de la casa haciendo tintinear las monedas de su noche de bodas.

La última y más desconocida leyenda tiene que ver con el Motín de Esquilache:

D. Leopoldo de Gregorio, Marques de Esquilache, hombre muy influyente en la corte de Carlos III residió en la Casa de las Siete Chimeneas, y cuando en 1766 el pueblo se amotinó por el constante aumento del precio de los alimentos de primera necesidad, su casa fue una de las que los 40.000 madrileños atacaron, la leyenda cuenta que cuando irrumpieron en su casa uno de los mayordomos opuso gran resistencia contra el pueblo exaltado perdiendo así la vida tanto por disparos como por golpes, cortes y heridas, después de su muerte el resto del servicio se rindió permitiendo al pueblo arrasar toda la vivienda del marqués, el no se encontraba en casa pero ya no pudo volver teniendo que exiliarse.

Desde ese día hay quien cuenta haber visto a un mayordomo paseando por los pasillos cercanos a la entrada del palacio.

Después del Motín de Esquilache y después de varias reformas y obras la casa pasó a formar parte de varias sedes bancarias, en 1948 fue nombrada monumento Histórico-Artístico y desde 1980 hasta nuestros días es la sede del Ministerio de Educación y Cultura situado en el número 1 de La Plaza del Rey.