Origen de las Tapas

Las Tapas, este aperitivo que acompaña siempre a la bebida en España tiene su origen en el sigo XIII y en la ciudad de Madrid.

Por aquel entotonces lo que se consumía en las posadas, tabernas y mesones era vino, ya fuese aguado o no, pero siempre vino y el rey Alfonso X “El Sabio” no iba a ser menos,  era muy dado a dar siempre un vasito de vino a las visitas que tenía en palacio, os podéis imaginar cuantas visitas puede llegar a tener un monarca a lo largo del día…, por lo cual el pobre sufría de ardores estomacales una barbaridad, el médico real le aconsejó que cada vez que tomase un vinito lo acompañase de alguna comida a modo de aperitivo para que no le hiciese tanto daño al estómago y no se le subiese tanto a la cabeza, pues bien, este consejo le funcionó tan bien que acabó sacando un decreto real donde se obligaba a poner aperitivos siempre que se consumiese vino. (De hecho en muchos bares hoy en día sólo te ponen tapa con bebidas alcohólicas pero con refrescos no.)

Pero eran eso, aperitivos, el nombre de Tapa no aparece hasta el siglo XIX,  cuando estando Alfonso XIII en Cadiz tomándose un chato de Jerez se levantó mucho aire que arrastraba arena de la playa así que el mesonero optó por tapar el vaso del monarca con unas lonchas de jamón serrano para que no entrase arena ni mosquitos, cuando terminó la tormenta el rey se comió el jamón y se bebió el Jerez felicitando al mesonero por lo que toda la escolta real empezó a demandarle también chatos de Jerez “con tapa”, gustó tanto que esta costumbre se trasladó a Madrid y de ahí…a nuestros días.

Fuente: Canal de Historia, documental “Misterios de Madrid”.

Leyendas de Madrid: Palacio de Linares

¿Quién no ha escuchado alguna de las leyendas del Palacio de Linares? Como todos más o menos sabemos historietas sobre este palacio de la Cibeles, empecemos por el origen:

El Marqués de Linares, José de Murga y Reolid, también Vizconde de Llantenero y senador del Reino, fue quién queriendo ostentar su posición en la corte Española mandó construir un palacio al estilo francés en el antiguo prado de Recoletos, esquina con Alcalá, allá por la década de 1870, El Palacio de Linares, en donde aún se puede distinguir el escudo de armas del marquesado de Linares en la fachada del edificio.  Una vez construido, el marqués se trasladó allí con su esposa Raimunda de Osorio y Ortega.

Hasta ahí la historía completamente verídica y real, ahora vamos con la leyenda (al menos la más extendida): Se cuenta que cuando el padre de José  de Murga, Mateo de Murga se enteró del noviazgo que tenía su hijo con la vulgar hija de una estanquera de Madrid (algunas fuentes dicen de Lavapiés, otras de la calle Hortaleza) se opuso tanto que le envió a estudiar a Londres con la esperanza de que se olvidase de ella (hecho demostrado ya que se sabe que estudió allí) en este tiempo Mateo, el padre de José de Murga fallece, y una vez acabados los estudios José vuelve a Madrid y al poco tiempo contrae matrimonio con su enamorada Raimunda.

Al poco de disfrutar de su nueva y feliz vida de casados José descubre una carta de su difunto padre que al leer le cambiaría la vida por completo, en ella su padre le confiesa la razón de oponerse a su noviazgo y enviarle a terminar sus estudios a Londres, su humilde novia Raimunda era en realidad su hermana de padre, hija de un escarceo que tuvo Mateo en su juventud con una hermosa estanquera, el afectado marqués después de recuperar el aire decidió mostrarle la carta a su esposa, y consternados los dos ante la verdad que les rodea sabiendo que viven en pecado incestuoso (recordemos que en esa época eran muy religiosos) deciden visitar al Papa Pío IX quien les concedió il Casti Convivere, en definitiva el matrimonio no se puede disolver pero pueden convivir juntos en castidad.

Se dice que por el gran amor que se profesaban no pudieron cumplir su palabra y viviendo sobre el mismo techo, aunque cada uno en una planta, esta relación enfermiza de esposos intocables finalmente engendró una niña a la que asesinaron aún siendo pequeña para evitar rumores y el escándalo. Esta niña, Raimunda, estaría emparedada, ahogada o enterrada bajo el mismo palacio, la leyenda cuenta que aún se puede escuchar a la niña llamando a sus padres y cantando canciones infantiles por las estancias del Palacio.

Datos curiosos:

Se conoce el nombre de los padres del marqués (Mateo de Murga y Michelena y Margarita Reolid y Gómez), sin embargo de los progenitores de Raimunda tan solo se conoce el nombre de su madre (Benita Ortega y Arregui).

Raimunda en realidad aportó 200.000 pesetas de dote en su matrimonio (¿humilde estanquera?)

No se han encontrado pruebas sobre ningún cuerpo escondido en el Palacio, pero se dice que hay un bebé enterrado en el patio.

En 1990 se grabaron psicofonías que dicen:

-Voz de mujer: “Mi hija Raimunda… nunca oí decir mamá”,

-Voz de niña: “Mamá, mamá… yo no tengo mamá”.

– Voz de mujer: “Quiero descansar”.

Al menos se ha demostrado que la que dice “yo no tengo mamá” la hizo una actriz de doblaje, como cuando se doblan las voces de niños en las películas o dibujos.

También se dice que los perros no quieren entrar en la capilla.

Hay quien comenta que en el patio el marqués mandó construir una enorme casa de muñecas.

El actual Marqués, Antonio Martín de Santiago-Concha, de 91 años dice que toda la leyenda como lo del bulo papal no esta demostrado en ningún documento y son habladurías de mala gente.

Y como dato curioso pero que se sale de la leyenda, es que en todo el Palacio no hay ni una sola cocina, los marqueses siempre pedían la comida a un Restaurante cercano.

Distintas versiones de la leyenda:

– Se dice que el marqués al leer la carta se suicidó y cuatro meses después su esposa murió de pena.En realidad fue Raimunda quien pereció antes, en 1901 y cinco meses después José de Murga en 1902 a la edad de 69 años, por una afección pulmonar, otras fuentes afirman que se suicidó con una escopeta.

– Otra versión es que engendraron una hija, pero la abandonaron en un hospicio, o la dieron en adopción.

Curiosamente aunque oficialmente no tuvieron descendecia sí tenían una ahijada, llamada Raimunda, hija de su abogado Federico Avecilla y Delgado. A la muerte de los marqueses Raimunda Avecilla heredó la gran mayoría de sus bienes, entre ellos el Palacio de Linares.

Y a vosotros os dejo vuestra opinión sobre el tema ¿leyenda o historia?

Leyendas de Madrid: Casa de las Siete Chimeneas

Uno de los pocos ejemplos de arquitectura civil del s. XVI madrileño, pero lo que la hace más famosa no es su historia sino las leyendas que la rodean.

En este palacio, con 7 chimeneas (de ahí su nombre y de las que se dicen que son los 7 pecados capitales) vivía un matrimonio muy enamorado, el capitán Zapata y su esposa Elena de la que el rey de España Felipe II estaba encandilado,  cuenta la leyenda que al poco de casarse estos dos amantes y de los cuales Felipe II fue el padrino de bodas, Zapata fue enviado a la guerra de Flandes donde falleció, Elena se quedó completamente sola en su inmenso palacio y al poco tiempo perdió la vida, las razones de su muerte nunca se aclararon y para más misterio el cadáver desapareció sin dejar rastro, por supuesto esto dio pie a habladurías e incluso se inculpó al padre de la viuda diciendo que la había emparedado entre las paredes del palacio, al poco tiempo…el padre no pudiendo aguantar la presión apareció ahorcado de una viga.

A partir de aquí surge la leyenda de que ciertas noches se escucha un toque de ánimas y aparece una mujer vestida de blanco con una antorcha o vela en la mano en el tejado del palacio, entre las 7 chimeneas, recorre todo el alero del tejado hacia oriente y al llegar al final se arrodilla, se da golpes en el pecho y desaparece.

Bien, esta es la leyenda que todos conocemos y la más extendida pero hay dos más:

A los pocos años de estos acontecimientos el palacio lo ocupó un matrimonio acaudalado y de conveniencia, la novia era amante también de Felipe II, quien dio además las arras el día de la boda la muchacha se casaba obligada con un noble al que apenas conocía y quien la sacaba 40 años,  se cuenta que en la misma noche de bodas  la mujer se arrebató la vida en su propio lecho. A partir de ahí dicen que se escucha a un fantasma pasear por el sótano de la casa haciendo tintinear las monedas de su noche de bodas.

La última y más desconocida leyenda tiene que ver con el Motín de Esquilache:

D. Leopoldo de Gregorio, Marques de Esquilache, hombre muy influyente en la corte de Carlos III residió en la Casa de las Siete Chimeneas, y cuando en 1766 el pueblo se amotinó por el constante aumento del precio de los alimentos de primera necesidad, su casa fue una de las que los 40.000 madrileños atacaron, la leyenda cuenta que cuando irrumpieron en su casa uno de los mayordomos opuso gran resistencia contra el pueblo exaltado perdiendo así la vida tanto por disparos como por golpes, cortes y heridas, después de su muerte el resto del servicio se rindió permitiendo al pueblo arrasar toda la vivienda del marqués, el no se encontraba en casa pero ya no pudo volver teniendo que exiliarse.

Desde ese día hay quien cuenta haber visto a un mayordomo paseando por los pasillos cercanos a la entrada del palacio.

Después del Motín de Esquilache y después de varias reformas y obras la casa pasó a formar parte de varias sedes bancarias, en 1948 fue nombrada monumento Histórico-Artístico y desde 1980 hasta nuestros días es la sede del Ministerio de Educación y Cultura situado en el número 1 de La Plaza del Rey.

Atlántida ¿Verdad o Ficción?

¿De dónde viene el mito de la Atlántida?

Los primeros escritos que se encuentran sobre esta ciudad son de Platón, en el texto Timeo y Critias, donde cuenta cómo Critias, discípulo de Sócrates le cuenta una historia que le contó su abuelo que este escuchó del gobernador ateniense Solon que a su vez escuchó de sacerdotes egipcios del delta del Nilo…empezamos bien, el primer texto que tenemos sobre esta civilización ya esta transgiversado por “el juego del teléfono” y las exageraciones que esto conlleva…

Pero bueno no perdamos la esperanza, porque es el primer texto pero no el único, Estrabon y Posidonio ambos del siglo I a.C (4 siglos después de la muerte de Platón) vuelven a hablar sobre esta ciudad de sociedad ideal diciendo que se debe dar credibilidad a los textos de Platón y un siglo más tarde Plinio el Viejo nos vuelve a repetir lo mismo. También hay que tener en cuenta que de todos los textos de la antigüedad que se escribieron a nuestros días ha llegado tan solo el 1% , y teniendo esto presente…y viendo que durante 4 siglos se sigue escribiendo sobre esta misma civilización desaparecida…¿es cierto que existió o no?

Veamos según la descripción de Platón los Atlantes fueron una civilización avanzada para la época y muy belicosa, ya que llegaron a invadir todo el norte de África, llegando hasta Egipto e Italia y que al toparse con Egipto y Grecia fuero vencidos…, vale..si esta civilización ocupó prácticamente la mitad del mundo conocido ¿Cómo es que no se sabe mucho más sobre ellos ni han dejado vestigios? Bueno…según los escritos de Platón esta civilización surgió hace 9000 años, lo que hace perder toda credibilidad ya que no hay absolutamente ninguna evidencia de civilización como tal en esta época, pero estudios posteriores y contrastados han averiguado que no es de 9000 años sino de 900 antes del gobernador ateniense Solon (s. VI a. C) lo que nos deja la fecha de su caída sobre el s. VII a. C.

En fin, dejando temas aparte (no muy esclarecedores y aburridos para muchos)  vamos a ver que nos contaba Platón sobre esta Isla, Atlántida, según sus escritos se sitúa más allá de las Columnas de Heracles, creo que todos sabemos que Heracles es Hércules en Latín y que sus famosas columnas se encuentran en el estrecho de Gibraltar pero antes de hacer conjeturas hay que tener en cuenta que en la antigüedad decir que algo está más allá de las columnas de Heracles no es una situación literal,  o sea muy posiblemente  no se encontraba justo enfrente del estrecho,  sino que venía a decir que se encontraba más allá del mundo conocido. Vale, al menos sabemos que en el Mediterráneo no estaba, lo que descarta la teoría sobre los cretenses (civilización Minóica original de la isla de Creta hundida más mitad de la isla por el volcán Tera).

Geografía de la Atlántida según Platón: una isla más grande que Libia y Asia juntas, no os asustéis, los conocimientos de Asia en la antigua Grecia eran muy escasos, tened en cuenta que Alejandro Magno es posterior a Platón (s. 4 a.C) y él fue el primero en descubrir el Próximo Oriente (lo que comprende de Turquía hasta el Everest, frontera de la India) así que supongo que se refería a una isla (o continente) de extensión (siempre aproximada) entre Libia, Turquía y si me apuráis hasta Irak. Esta Isla tenía una forma alargada, con una planifie rodeada de montañas y estas rodeadas por el mar, en medio de la planicie había una montaña más baja que el resto y  rodeada por tres anillos de agua.

Mitológicamente en esta montaña era donde vivía Clito hija de uno de los primeros habitantes de la Atlantida de la que Poseidón se enamoró y la dio 10 hijos (pobrecilla!)  a los que repartieron los 10 diferentes reinos, el primogénito se llamaba Atlas, de ahí el nombre de la isla y era le rey supremo de todos los demás hermanos, su región era la montaña central, y curiosamente su hermano gemelo llamado Gadiro reinaba sobre las tierras que se extendía entra las columnas de Hércules y Gadírica, bueno…, aclaraciones, Gadírica en griego es Gadeirikês que se traduce como Gadeira, lo que nos lleva etimológicamente hablando a..Cádiz! y llegado a ese punto creo más que lícito copiar de la wikipedia:

Gadeiras (gr:”Γαδειρας”) es el nombre griego del archipiélago de islas existente en lo que actualmente es la Bahía de Cádiz. Entre ellas podemos destacar las islas de Erytheia y Kotinoussa, de cuya unión se formó la actual isla de Cádiz y San Fernando, hoy día separada de laPenínsula Ibérica por un caño mareal. El caño mareal es el Caño de Sancti Petri, en alusión a la isla de Sancti Petri, lo que queda de la antigua Isla de San Pedro (Kotinoussa en griego, por los acebuches) y la Isla de León (Cimbis en griego).”

Bueno, bueno…os dejo a vosotros vuestras própias conclusiones…

Siguiendo con la ciudad de la Atlántida, ya os he contado que la montaña central se encontraba rodeada de tres anillos de agua, Platón nos cuenta que los atlantes construyeron un gran canal desde el mar hasta el tercer anillo comunicando así la ciudad con el mar , un momento… ¿no decía que esta ciudad se encontraba en medio de una planicie en todo el centro de la isla? bien, también nos cuenta que cavaron una gran fosa con canales rectilíneos  por toda la planicie creando así todo el terreno de cultivo. Pero hay más, también construyeron otro canal cubierto que unía el tercer anillo con la ciudad, y por supuesto todos los anillos estaban amurallados y vigilados con puertas y torres, la descripción sigue: los muros que rodeaban los anillos estaban hechos con piedra roja, blanca y negra y recubiertos de latón, estaño y oricalco, mineral muy apreciado por los Atlantes, incluso más que el oro y que se traduce como cobre de la montaña (se piensa que podría ser una aleación natural del cobre). Igualmente tenían todos los recursos naturales que se pueden desear, madera, cultivos, animales…en su mayoría elefantes (¿más evidencias a África?).Viendo tremenda descripción de la ciudad por un hombre que nunca estuvo en ella me da por pensar que más que descripción ¿No nos querría explicar cómo sería la ciudad ideal? no olvidemos que era un filósofo…

Muy bien ¿Y como una civilización tan completa y extraordinaria desapareció de la noche a la mañana? La explicación que nos da Platón, resumiendo, es que los atlantes se volvieron soberbios e iniciaron una política de expansión que se paralizó al intentar conquistar Grecia y Egipto, llegados a este punto los dioses del Olimpo decidieron castigarlos y…aquí se acaba el texto de Platón. Lo de las inundaciones, terremotos, el hundimiento de la isla…etc, son interpretaciones posteriores aunque conociendo la ira de Zeús no creo que estuviesen desencaminadas.

Ahora bien ¿qué pensais vosotros? ¿Existió la Atlántida o es mera leyenda?

La verdad es que creo que esta es la entrada más larga que he hecho en el blog, y eso que he resumido muchísimo, así que sólo dire, que particularmente yo si creo que existiese esta civilización, pero no creo que fuese todo tan exagerado como lo pintan…¿Existió? es muy posible…pero no tal y como nos lo explica Platón.